Antes de ser madre fui hija (y cuanto aprendi)

 
Dicen que para ser  padres no hay escuela, esto se aprende en el día a día con los hijos, si bien creo que esto es cierto también creo que antes de ese momento hay ciertos «talleres» que una va tomando, no es lo mismo pero algo de maternidad se aprende cuando se es tía y algo también cuando se es hija, tu primer ejemplo de madre por supuesto es LA TUYA  😀 
 
Antes de ser madre, cuando solo eres hija, ves las cosas de manera muy diferente, de repente quisieras que tu mamá fuera como la de tu amiga, crees que cuando te toque hacerlo a ti tu harás las cosas mejor, si es tan fácil, no sabes porque es que ella pareciera que todo lo complica, pero después cuando todo cambia descubres la cruda verdad. 
 

Antes de ser madre fui hija (y cuanto aprendi) 1
Esta es de mis fotos favoritas, uno de nuestros mejores viajes
Mi madre vivió todo su tiempo pendiente de alguien mas, de soltera al ser la mayor de 10 hermanos tenía que ser el ejemplo y ayudar a labrar el camino de quienes le seguían, después se centro en ser madre, esposa y maestra el tiempo no le daba para algo mas, pues cuando se caso con mi papá ella estaba viviendo y trabajando en el Distrito Federal pero estudiando los fines de semana en Toluca la normal superior y justo en ese tiempo nació mi hermana así que el tiempo todavía se reducía mas, se que en algún momento cuando mi hermana fue mas grande ella jugo basquet pero siempre acompañada de Clara quien era como la mascota del equipo y poco después nací yo y entonces si adiós vida social porque como seguía estudiando (hizo una maestría y un par de especialidades)  nunca salió con amigas y muy pocas veces sola con mi papá siempre espero a que fuéramos adultas mi hermana y yo. Y esta bien cada quien tiene sus intereses y su proyecto de vida definido pero a veces se nos olvida que la vida no siempre es benevolente y no nos espera. 
 
Ella vio su primer meta alcanzada cuando Clara se caso, ya tenía una carrera y estaba empezando a formar su propia familia, era su primer palomita a la lista de pendientes y cuando dos años después yo entre a la universidad su sueño de descansar y disfrutar a su pareja plenamente se veía tan cercano en especial en una ocasión cuando con mis recién cumplidos 18 años me fui a Espacio Pachuca 2002 y ellos se quedaron de pareja sin hijos, cuando regrese ella me contó emocionada lo bien que se la habían pasado (si que si me extrañaron un poco, si fue un tanto raro etc) y que mientras se tomaban un helado en Plaza Aragón ella le decía que dentro de poco así serían sus tardes excepto cuando fueran por los nietos, pero bueno como algunos ya sabrán este fue un claro ejemplo de «Si quieres hacer reír a Dios cuentale tus planes» el 3 de septiembre de ese año (el día de el cumpleaños de mi madre) nos informaban que mi padre tenía cancer, todo fue tan rápido que ni siquiera parecía real, mi madre quien comenzó joven a trabajar ya estaba en tiempo de pedir su jubilación y por la situación que estábamos viviendo el sindicato ayudo a agilizar los tramites para que pudiera cuidar a mi papá (siempre pensamos que lo íbamos a superar) pero tres meses después el 28 de noviembre mi padre voló de esta tierra y mi madre se quedo al mismo tiempo sin dos de sus grandes amores, su esposo y su trabajo, sé que para ella fue como si hubiera caído una bomba sobre ella arrasando con todo lo que tenía a su alrededor, borrando su identidad. Ya no era esposa, ya no era maestra, si todavía era madre pero su primer hija lidiaba con su duelo, su trabajo, su familia y la segunda casi no paraba en casa pues estaba a la mitad de la carrera así que sentía que nadie la necesitaba, que ya no tenía nada. 
 
Fue un proceso muy duro dos duelos al mismo tiempo, hasta que un día después de una platica decidió levantarse, al principio lo hizo por mi, por todo lo que quedaba pendiente por vivir, tal vez no fue lo mejor pero funciono para que entonces un año después comenzará a disfrutarse ella, a vivir por ella. Se reconoció como jubilada y se integro a las actividades que el sindicato tiene para ellos, regreso a sus clases de natación, se involucro en la iglesia, se atrevió a manejar de noche en ese tiempo yo iba a la escuela en la mañana y en la noche y no le gustaba que me regresará sola así que hizo lo que nunca en su vida, cada tercer día a las 9pm salía y atravesaba la ciudad para recogerme a mi y a una amiga a las 10pm en la universidad y un buen día la convencí de irse de viaje a Cancún por 15 días lo cual era todo un reto porque implicaba dos cosas: dejarme sola, por mi cuenta como un adulto responsable y viajar sola, sin cuidar en nadie, sin pensar en los gustos de nadie, sola sin el maestra, madre, esposa, simplemente ella tal cual Rosita (mi mamá se llama Rosita es en serio consta en acta) y de ahí ya no paro.
 
Antes de ser madre fui hija (y cuanto aprendi) 2
Amo esta foto, aunque no me llevo a ese
viaje

 Se enamoro de ella, se cuida y se mima y a mi me cae mucho mejor, sigue siendo mi madre pero se convirtió en una amiga, alguien con quien disfrute tanto en mi epoca de soltera ir a comer, al cine o de vacaciones (es una excelente compañera de viaje) que ahora de casada nos damos nuestros tiempos en familia pero también queremos de repente fugarnos las dos a desayunar (tres si mi hermana se deja) y de quien aprendí cosas importantes con respecto a la maternidad.

 
 
 
1.- Harás tus elecciones laborales:  No siempre estarás feliz con ellas pero si estas convencida de que es lo mejor, debes vivirlo de ese modo,  ella eligió trabajar doble turno yo elegí estar en casa soy consiente de las consecuencias y las acepto. 
 
2.- Eres madre y es hermoso pero cuida de ti siempre, no solo por tus hijos y tu esposo hazlo por ti que al final eres con quien te quedas
 
3.-Cuida y consiente a tu pareja: darme un tiempo para salir solo con él, no esperar a que Ángel crezca 
 
4.-Tus hijos pueden ser tus amigos, pero eso no será en la infancia hay una diferencia entre criarlos con respeto y olvidar que eres su madre (hay un tiempo para todo).
 
5.- No te confíes en el futuro aprovecha el día y enseña a tu hijo a que haga los mismo
 
 
Tal vez suene raro pero aunque estoy en casa y básicamente el primer año me dedique en exclusivo a la crianza de Ángel poco a poco le fui haciendo guiños a mi carrera y ahora hago malabares trabajando desde casa y cuidándolo y se que tal vez alguna vez quiera salir de casa y regresar a al campo, no me fascina ser todo el tiempo «señora mamá de Ángel» me gusta que me llamen por mi nombre, vi a mi madre perderse y luchar por recuperarse yo intento hacer un balance aunque se que no siempre me saldrá, esto es así ensayo y error.
 
Antes de ser madre fui hija (y cuanto aprendi) 3
El primer viaje con gastos compartidos real 
 

Antes de ser madre fui hija (y cuanto aprendi) 4

3 comentarios en «Antes de ser madre fui hija (y cuanto aprendi)»

  • el 10 diciembre, 2013 a las 14:13
    Enlace permanente

    yo, como hija, aprendí TODO LO QUE NO QUERIA SER cuando fuese madre. Y creo que lo voy cumpliendo. Y mis hijas, las más beneficiadas.

    Respuesta
  • el 11 diciembre, 2013 a las 2:42
    Enlace permanente

    Dicen que no se experimenta en cabeza ajena, pero yo creo que si, al ver a traves de esas cosas que no nos gustaron o que nos faltaron sin duda caminamos por una mejor relación con nuestros hijos.

    Un saludo y un gusto leer en tus post la relación de comunicación, respeto y confianza que tienes con tus dos hijas

    Respuesta
  • Pingback: 100 metros cuadrados para disfrutar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.