Las mamás sabemos comprar

Mucho se dice que cuando eres mamá primeriza gastamos mas dinero que el que deberíamos (y si jajajaj pues la inexperiencia nos hace de repente comprar cosas que no necesitamos o que no van con el estilo de crianza que queremos. Pero las mamás sabemos comprar , por buen ojo o instinto que sé yo, de repente vemos seis años después que nuestros hijos siguen usando los objetos que con tanto cariño les compramos cuando eran bebés, acá te cuento cuales están aún en casa y que tal me ha ido con ellos.

Almohada de lactancia 

Cuando digo que las mamás sabemos comprar es por este favorito y que en un principio no sabía si realmente lo necesitaba o era parte de las cosas que “creía” “debía” comprar, el caso es que recuerdo perfecto cuando fue con mi mamá a aquella tienda de bebés y no me tarde en escogerla, una gigante almohada en tono azul/lila, tenía cinco meses de embarazo y ya estaba sufriendo mucho en la noche pues antes de estar embarazada dormía boca abajo. 

Después cuando Angel nació fue mi compañera durante la lactancia (pues ese es su proposito, no?) me sentaba en el reposet me pasaba por enfrente la almohada, una jarra de agua y listo!!! además cuando estaba en mi recamara arreglando algo, acostaba a Angel en la cama y lo rodeaba con ella para evitar se cayera, también lo usamos para las  siestas en su cuna pues tenia mi olor y el descansaba muy bien, tanto que se quedo por años en su cuna hasta apenas un año que lo quitamos y le pusimos almohadas nada mas. 

Hoy lo tenemos en un sillón en la sala que Angel denomina “su rincón especial” aunque a veces se lo presta a Whisky. 

Tapetes 

Compramos estos tapetes cuando Angel empezó a gatear (como a los seis meses) después de estar un tiempo con un tendido poco practico en la sala, tuvo de dos tipos los que tienen decorado (que Tita y él se encargaron de borrar) y otros de color solido que a la fecha siguen en casa. 

Para el gateo fueron estupendos y para cuando dio sus primeros casos también, cada tropiezo absorbían el golpe así que todos estábamos mas tranquilos, su forma de rompecabezas hacía que jugáramos a construir con ellos, fueron una casa, una autopista y un corral (de lo que recuerdo) después cuando mi peque entraba caminando a bañarse le encontramos otro uso, pues le encantaba saltar en la regadera y mas de una vez nos dio un susto, así que metimos dos en la regadera y uno afuera así podía saltar todo lo que quisiera y al salir ninguno se resbalaba, así que aún hoy tenemos ese mismo juego desde que era un bebé empezando a gatear. 

mamás sabemos comprarCuna/Cama 

Mi mamá se la regalo a Angel poco después de nacer y aunque por años no la uso para dormir de noche, si lo hacía en las siestas y tengo que decir que desarrollo grandes habilidades motrices al escapar de ella, desde los 2 años le quitamos los barandales y quedo como cama, la estructura es fuerte y tiene el tamaño de una individual así que creo que la tendremos un par de años mas. 

Bacinica/Banquito 

Cuando Angel era un bebé conocí el concepto de “Comunicación de la Eliminación” y aunque intente practicarlo entonces fue demasiado compromiso para mi, así que espere un par de meses y al año y medio lo retomamos así que compramos esta bacinica que al cerrarse se convertía en banquito, durante un par de meses la tuvimos en la sala y cuando ya tenía la idea de lo que sentía con ir a ella, bajarse el pantalón y el calzón y hacer se quedo tiempo completo en el baño un par de semanas le tomo pasar de la nica al baño de la familia pero le servía para sentarse cómodamente con los pies firmes no colgando y después para alcanzar el lavamanos. 

Todavía la tenemos aunque Angel ya alcanza perfecto el lavamanos y creo que es momento de dejarla ir. 

Alberquita de pelotas 

Todos amamos esta alberca de pelotas  que tuvimos por 3 años en casa, al principio la llenabamos con pelotas y otros juguetes para que Angel se entretuviera, algunas veces me volvía un poco loca y le poníamos agua, si señores tenía una alberca con agua a la mitad de mi sala (aunque llenarla y luego vaciarla era super pesado así que no lo hacíamos tanto como a él le hubiera gustado) otra la metíamos directo a la regadera que para nuestra buena suerte tenía el tamaño perfecto así que nuestra tina inflable jajajaja obviamente con el tiempo, el uso y el trato rudo de Angel empezo a tener fugas, primero en el suelo y después en los arillos así que se fue, pero ha sido de nuestras compras mas divertidas. 

mamás sabemos comprar

Las mamás sabemos comprar

De eso no hay duda, aunque a veces perdamos la cabeza  casi siempre pensamos a futuro y encontramos cosas que si bien pueden parecer una inversión inicial fuerte, con el tiempo vemos que valió totalmente la pena. 

Mención especial merecen los fulares (que después puedes revender o convertir en otra cosa), los pañales de tela (que nos ahorran dinero y que igual puedes vender o trocar) el esterilizador para horno (las que somos de lactancia mixta o formula) que no es frágil, dura para mas de un hijo y en estos día ha llegado a nuestras vidas una silla para Angel que en verdad me hubiera encantado conocer desde la ablactación pues sé que entraría a este conteo, aunque Angel ya tiene seis años sé que seguirá por muchos años mas pues crece con él  y a mi me encantan los productos que hacen eso. 

Me encanta todo lo que les he contado, primero por mi economía pero ahora también creo que le estoy enseñando a mi hijo a invertir bien su dinero en la cosas que adquiera después. 

Cuentamé cuales son los productos que a ti mas te han gustado y que duraron mas de un par de meses en tu casa y comparte que las mamás sabemos comprar 

 

 

 

Las mamás sabemos comprar 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.