Segunda Fiesta Mexicana de la Lactancia

El pasado 3 de agosto se llevo a cabo en el parque ecológico “El batán” la Segunda Fiesta Mexicana de la Lactancia al empezar este blog pensaba hablar de que va en general, pero mejor te dejo aquí el enlace a la página oficial donde muy orgullosamente nos cuentan que fueron 14,536 la madres amamantando entre otras cosas y te cuento como fue aquí en México.
 

Segunda Fiesta Mexicana de la Lactancia 

Lo que se vivió en el Batán es algo que se debería de vivir en todo el país no sólo un día, sino todo el tiempo, creo que ha sido la fiesta mas agradable a la que he asistido desde que soy madre,  mas allá de pensar que solo era posar, tomar la foto y vámonos. Las familias se integraron como una gran comunidad, en donde los niños jugaban libremente, ya sea en el espacio donde se encontraban los juguetes que los organizadores tuvieron a bien colocar, corriendo por el parque entre los adultos o en los brazos de sus madres comiendo cada vez que el cuerpo lo pidiera. No existía una preocupación extrema por no estar a menos de un metro o que tu hijo saliera de tu visión porque de cierto modo todos estábamos atentos, quienes han visto en vivo a mi torbellino saben que se mueve a tal velocidad que en un parque normal la verdad me da terror en especial después de ver sweet trick pero el sábado, me sentí confiada.
 
Había de todo madres y padres cargando a sus hijos en brazos, fulares, mochilas ergonomicas, mei tais y si tambien habían carriolas y yo por ahí vi hasta un mini-minicooper y todo sin criticas de que o cual era mejor o peor padre por usar tal o cual cosa (al menos no que fuera evidente) mejor aún después de una entrevista que realicé a dos madres que se conocieron ahí al despedirse una de la otra fue lindo escuchar “y del fular ni te preocupes yo te heredó el mío, llámame y nos ponemos de acuerdo” y es que así de un encuentro en un lugar donde se sentía el respeto, la confianza y la seguridad fue que se fueron armando lazos y compartiendo historias. Llegaba yo con cámara en mano pidiendo permiso para tomar fotos mientras amamantaban, no escuche un “no” porque no había juicio que temer, contaron sus historias esperando que cada palabra de ellas rompiera un poco del muro que divide a la sociedad tan acostumbrada a los productos que generan estatus y que permiten que la maternidad caiga en este juego de las familias que con convicción alzan la voz diciendo “Mi cuerpo y yo sabemos lo que es mejor para mi hijo”, todas fueron sinceras, desde aceptar que en un principio durante el embarazo pensaron en formula porque amamantar era para pobres y que si ella tenía los recursos por que no le daría lo mejor a su hijo, pero al escuchar su instinto supo que lo mejor era lo que provenía de ella, hasta reconocer que el tiempo de lactancia feliz no habría sido igual de no contar con el respaldo de las madres de la Liga de la leche, quienes formaron con ella un frente común para combatir los prejuicios y presiones a los que una madre pro-lactancia se encuentra hoy en día, haciendo que ahora con toda la convicción les diga a quien pregunte porque no formula “Porque mi religión me lo prohibe, soy egolactante” Abuelas que amamantaron a sus hijas solo dos meses, al ver la experiencia y los vinculos que se generan entre su hija y su nieto, cambiar el chip que les decía que los niños en brazos se hacían malcriados porque así lo vio en su juventud con el hijo de una conocida y entender ahora que no es la leche, los brazos o el amor lo que malcría a un niño sino otras condiciones que a veces uno como observador externo no alcanza a percibir.
 
Pero la fiesta fue familiar y los padres también se hicieron presentes, dando testimonio que a veces si era difícil para ellos no sentirse ajenos, pero que poco a poco a través de ser un soporte lograron integrarse a la dinámica y en algunos casos mucho influyo la practica del colecho, padres felices de que su sueño a veces se interrumpa por la patada karateca del pequeño a su lado, mediante la información se vuelven mas consientes de las necesidades de su pareja, algunos a través de la observación, otros necesitan datos duros pero en cuanto encuentran su camino no logran ya sacarlos a veces son ellos a quien le toca alentar a su pareja que ante la presión o el cansancio quiere tirar la toalla otras veces les toca ir a eventos como el del sábado sin sus esposas, debido a que están trabajando y no pueden asistir, ellos van y toman los conocimientos, las armas y el aliento necesario para llevarlo a casa.
 
Puede haber quienes al ver las notas generadas de la Segunda Fiesta Mexicana de la Lactancia les cause gracia y si tal vez hasta morbo, pero si hubieran estado ahí, si hubieran sentido el calor, la armonía, la seguridad y la paz, si pensaran en las mujeres en su vida descubriendo su pecho para dar amor y alimento sin que nadie las moleste, si sintieran la libertad que los niños vivieron, mas que la burla buscarían replicar en cada zona, lo que el batán vivió y no solo un par de horas, desearían que durara por siempre, lo sé por que lo viví y es un estado que no se desea perder.
 
(p.d: las fotos y videos pronto, pronto las verán) mientras tanto les dejo de dónde y porque la semana de la lactancia
 
 
 

11 comentarios sobre “Segunda Fiesta Mexicana de la Lactancia

  • el 6 agosto, 2013 a las 21:36
    Permalink

    Puede, REALMENTE PUEDE HABER alguien a quién le cause gracia o morbo un evento como ese??? Algo tiene que estar no muy bien en esas ocurrentes cabezas!

    Gracias por difundir ese evento y la causa! Nosotros publicamos fotos de algunas familias que asistieron, compartiendo nuestro lema “Alimenta la Vida, dale el Pecho” en http://www.labarrigafeliz.wordpress.com

    Éxitos y adelante en todo!

    Natalia y Cristian, de LBF°

    Respuesta
    • el 7 agosto, 2013 a las 0:33
      Permalink

      tristemente si, hay todavía un camino muy largo por andar, me encantaron las fotos

      Respuesta
  • el 7 agosto, 2013 a las 18:29
    Permalink

    Eso es terrible! Tan terrible como las estadísticas que publica el IMSS acerca de las razones por las cuales una enorme cantidad de recién nacidos mexicanos dejan de recibir el pecho con pocos días de vida (incomodidad, dolor, falta de entendimiento).

    Lamentable todo!

    PS: vamos a publicar ahora en nuestro facebook la cita de tu texto sobre la gracia y el morbo para invitar a que la gente opine. Pondremos tu link! 🙂

    Respuesta
  • el 15 agosto, 2013 a las 17:33
    Permalink

    No estoy de acuerdo por varias razones, la lactancia esta bien pero; el exhibicionismo no, deberían también de promover la sana alimentación de las madres y no solo la lactancia, si una madre esta mal alimentada o tiene anemia como va alimentar a su hijo, una madre en el extenso sentido de la palabra, no mide consecuencias para alimentar a su hijo y no necesita de una “liga de la leche” esas cosas son basura engendros de la mercadotecnia pero ahí van las borregas a hacer lo que les mandan

    Respuesta
    • el 15 agosto, 2013 a las 20:14
      Permalink

      Has visto a una mujer amamantar, lo que se muestra de piel no es mayor al que muchas mas muestran con escotes así que en el sentido mas basico realmente no hay exhibicionismo mucho menos si piensas en la función que están realizando alimentan a su hijo a traves del amor.
      Al promover la lactancia se promueve también la sana alimentación en ambos en la mamá y en el bebé, ya que la amamantar brinda beneficios en dos vias
      Con respecto a la Liga de la leche, seguramente no sería necesario si no hubieramos perdido en el camino el sentido de comunidad si entre madres, vecinas, amigas, compañeras de trabajo se diera apoyo y soporte a una mujer que acaba de parir, orientando y apoyando y mostrando todas las aristas de la lactancia, pero mientras eso no exista la liga de la leche da ese espacio tan necesario desmitificando, dando información real y contundente

      Respuesta
  • el 15 agosto, 2013 a las 17:37
    Permalink

    Las personas que asisten a esos eventos, son la clásica persona que necesita de un grupo para poder externar su forma de pensar, no levantan la mano hasta que una masa de gente dirigida por un pseudolider sale a manifestarse, solo entonces se animan a escribir a hablar y hasta a dejar que le fotografíen las tetas, no sean mensas.

    Respuesta
    • el 15 agosto, 2013 a las 20:09
      Permalink

      alguna vez has ido a una fiesta, o sido parte de algún grupo (deportes, arte, social etc) estos eventos tal vez no serían necesarios si las personas fueramos mas abiertas y sensibles, por cierto todos los cambios sociales requirieron de alguien que saliera de la caja y estuviera dispuesto a ver mas alla, parte de los derechos que ahora todos tenemos tienen su base justo ahí en eso que tu tanto estas criticando

      Respuesta
    • el 28 julio, 2014 a las 6:03
      Permalink

      El año pasado tuve la gran fortuna de estar en la segunda fiesta de la lactancia materna como staff, después de llegar de este padre evento me topé con múltiples críticas tanto positivas como negativas, son “respetables” las críticas que se hagan, pero de verdad enoja que gente que nunca ha asistido a un evento de este tipo se ponga a exponer sus ideas retrogradas y hasta cierto punto machistas, ya que la lactancia materna es algo completamente normal y 100% recomendable ya que tiene diversos beneficios tanto para la madre como para el bebé, lo cual se quiere rescatar, porque si no se ha dado cuenta cada vez se pierde más lo que es este hermoso regalo, así que le recomiendo que si no tiene nada bueno que decir, póngase a leer un buen libro de superación personal y otro de nutrición para que una no sea tan retrograd@ y otra sepa cuales son los beneficios de la lactancia y no se ponga a hablar por hablar 🙂 (un poco atrasado el comentario pero nunca es tarde haha xD ) …. Nos vemos en la tercera fiesta de la lactancia materna. Saludos

      Respuesta
  • el 22 agosto, 2013 a las 16:06
    Permalink

    Que padre que en el centro del país si se hagan este tipo de eventos! Yo soy del norte, de Cd. Juarez y lo que hice fue asistir al evento que se realizó en el Paso, Texas (aprovechando la frontera). Mi hija tiene 10 meses y nunca me ha molestado darle el pecho ahí, donde ella lo necesite, por hambre o consuelo, pero siempre te encuentras con esas miradas casi de reprobación y no falta la gente que dice que para que le sigo dando, si ya ni la nutre. Generalmente hago oídos sordos, pero si es evidencia de que necesitamos más eventos como este para volver a hacer “normal” lo que por naturaleza es lo mejor

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.