Un museo ideal para bebés y niños, Universum

El fin de semana pasado encontramos un museo ideal para bebés y niños, el Universum ¿Ya lo conocen? Si aún no lo han visitado les cuento que pueden encontrar y si ya lo hicieron ¿qué les pareció? 
Tenía ganas de llevar a Angel a la exposición temporal de la vaquita marina y ahora después de leer sobre ella en sus libros de biodiversidad le dio mas curiosidad así que decidimos comprar el combo Exposición+Museo (80 niños, 90 adultos) pero si ustedes quieren solo visitar esa exposición el costo gral es de 40 pesos. 

 Vaquita Marina, entre redes: Una historia que no debe repetirse 

(Esta es una exposición temporal y estará vigente hasta el 30 de Oct 2018)

Durante el recorrido, conocimos la familia marina de la vaquita, observamos su interior y su (devastadora) situación actual. Con un juego de realidad virtual intentamos rescatarla de las redes que son la principal causa de su inminente extinción.

Esta exposición tiene como objetivo sensibilizar para que no volvamos a cometer los mismos errores y seamos responsables de cuidar y proteger la vida silvestre. 

Saliendo descubrí que es un museo ideal para bebés y niños, ya estábamos emocionados pues antes de entrar había un par de científicos locos haciendo experimentos e invitandonos a entrar a la función de teatro “Por amor a la ciencia”. 

Justo entrando hay chicos que te orientan si vas a una sala o con un interes en particular y te muestran el mapa del museo para que le tomes una foto si lo deseas/requieres. 

Encaminados a la sala de la Roca Lunar, ya que el universo es uno de sus gustos mayores nos topamos con la sala infantil y ahí comenzó el amor. 

Por qué es un museo ideal para bebés y niños? 

El Universum es increíble y esta lleno actividades sensoriales para emocionar a los peques mientras van aprendiendo, los chicos responsables de las salas y de dichas actividades son muy cercanos a ellos y tienen mucha paciencia. 

El espacio infantil es una locura, diseñada para niños menores de seis años (Angel entra por un pelito jajaja) tiene un área para “gateadores” y otra para niños mas grandes donde podemos jugar (si las mamás también pueden jugar). De mis partes favoritas es una pared que tienen para escalar y pueden ir bajando las frutas de los arboles. 

Pero Angel se volvió loco cuando al subir a echarse del tobogan y descubrir una casa a su tamaño: Con camas, sala, sillones, cocina toodooo. 

En esta ocasión recorrimos dos salas 

El universo

¿Qué les parece si les cuento que pueden tocar una verdadera roca lunar? Pues así es, dentro de esta sala pueden encontrar una roca traída de la luna y la pueden tocar! Aquí también descubrí que no es que yo tenga exceso de peso…tengo exceso de gravedad y si estuviera en otro planeta todo sería diferente jajaja vimos un cielo estrellado bajo techo, jugamos loteria del universo, Angel provoco otro bigbang (esta bien una representación) armamos un rompecabezas, vimos las constelaciones, es un espacio ideal para nuestros futuros mexinautas. 

La química está en todo

Esta sala me toca el corazón porque me recuerda a mi maestra favorita de Química, la más exigente, las mas estricta de todas las maestras que tuve, pero la más entregada a la enseñanza quien buscaba hacer que pensáramos y no solo que memorizáramos datos, aquella me enseño a amar la química mostrándome justamente que se encuentra en todos lados. 

Esta es una sala que sin duda no nos podemos perder, ya que como papás nos recuerda la importancia de las etiquetas en los alimentos y las medicinas ( sería un buen hábito que aprendiéramos a leerlas y entenderlas) pero al ser un museo ideal para bebés y niños todo es muy lúdico. 

Nosotros nos divertimos mucho con las actividades de los elementos en especial aquella donde ponías una tarjeta con un objeto y te decían de que elementos estaban compuesto. Angel aprendió sobre los diferentes métodos de conservación de los alimentos al colocar las tarjetas con alimentos en proceso correcto. 

Nos hubiera encantado entrar al Baylab en dónde los peques realicen experimentos dirigidos por un experto pero la edad mínima es de 9 años. 

Ya no quiero hacer mas largo este post jajaja así que terminare diciéndoles que Angel y yo necesitamos regresar pues queremos conocer el Planetario José de la Herrán, hacer las actividades de Ciencia Recreativa y seguir recorriendo las salas que nos falta, así que yo creo regresaremos entre el 4 y 10 de Octubre ya que es la Semana Mundial del Espacio y hay muchas actividades a las que Angel ya les echó el ojo.

Últimas recomendaciones

Nosotros compramos un bono pero la entrada al museo cuesta 70 pesos y también hay combo de Museo y Teatro los fines de semana. 

Dentro del Museo hay dos lugares para comer, el restaurante y la cafeteria, nosotros comimos en la cafeteria que de L-V tiene comida corrida y los fines de semana a la carta, a precios accesibles y con buenas opciones. 

Afuera del Museo hay juegos y un laberinto donde pueden hacer un break o comer algún snack (hay puestos donde venden cuernitos, sanwich, agua, jugos y un señor con tacos de canasta) 

Llegar no es nada complicado solo tienes que dirigirte a C.U y al entrar al circuito hay señalamientos que te van indicando el camino y hasta que veas el gran letrero Universum, el estacionamiento esta en el siguiente retorno pero si (como nosotros) tomaste el que este enfrente del museo no pasa nada puedes quedarte en el estacionamiento 4, el costo fue de 10 pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.