La maternidad y yo

Y lo que no dije de mi, cuando se supone me estaba presentando, es lo mas importante.

Soy la menor de dos hermanas, hija de padres trabajadores de tiempo completo crecí cuidada por niñeras, mi abuela materna y mi hermana mayor, eso me hizo muy independiente pero también me dejo con la sensación de que algo me falto (aunque siempre fui consiente de que mi papás mas que por gusto lo hacían por necesidad por forjarnos un futuro mejor) mi madre nos tuvo a mi hermana y a mi por cesarea, aunque con mi hermana se planeaba que fuera parto normal el cirujano le dijo ya al momento del parto que por su estatura y el tamaño de la bebe esto no era posible, y para cuando yo venia en camino se puso tan mal las ultimas semanas que ni lo pensaron me programaron y después de un corte vi la luz.  Mi hermana también tuvo a sus tres hijos por cesarea (distintas razones, distintos cortes) así que mi ejemplo era ese (ademas de varias experiencias traumáticas con videos de nacimientos) nadie en mi familia hablaba de un parto vaginal y si de los multiples beneficios de la cesarea por lo tanto crecí sabiendo que así llegarían mis hijos al mundo.
 
Con la lactancia, bueno ni que decir hija de una empleada de  gobierno (mismo que considera que dos meses son suficientes para crear un vinculo) mi mamá y yo no le fue fácil amamantarme y regresar al trabajo así que ni bien llegamos a los tres meses de leche materna que pronto conocí la formula, con mi hermana y sus hijos fue la misma historia poco tiempo, nada de información y si unos doctores diciendo que su leche no era suficiente para alimentar a mis sobrinos así que nuevamente apareció en la historia la formula y es que “como no creer en un especialista si para ser padres no hay escuela”.
 
Así que ya mi futuro ya lo tenia bien entendido hasta el día que Angel llego a mi vida, desde el embarazo el chip me cambio no quería una cesarea, busque el parto natural y nerviosa como soy tuve atención médica por parte de un particular y en un hospital federal, de mi parto ya les contare mas adelante entre lo hermoso e intenso y los triste y solitario, decidí que amamantaría a mi hijo y que lo mas importante era verlo crecer así de cerquita, afortunadamente cuento con un esposo que si no en todo esta de acuerdo apoya mis decisiones y las convierte en nuestras.
 
Rompi paradigmas en mi familia de lo cual me siento orgullosa pero tambien comprendi la importancia de una tribu, si mas mujeres cerca de mi hubiesen tenido partos normales o vaginales, si la lactancia fuera un comun denominador la batalla hubiera sido mas bien un camino y muchas habrian fluido de manera mas natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.