Gracias por las madres que acompañan

He visto completamente One Day at a Time, una vez en español sola y la otra en inglés con Marco (necesitaba las dos versiones no me pregunten por que) y no he dejado de pensar en la belleza de las madres que acompañan, porque creo que en esencia esa es la realidad de la maternidad latina. Cuando ellas te dicen que te querrán no importa que y que siempre estarán contigo aunque no estén de acuerdo, no lo dicen a la ligera.

(Si aún no han visto la serie les prevengo hay un par de spoilers, aunque dicen los expertos que una semana después del estreno ya no es spoiler)

Madres que acompañan 

En la serie hay dos figuras maternas importantes, (muy importantes además si eres latino) la abuela y la madre. Yo no he podido dejar de ver a la mía reflejada en ambos personajes


Mi madre en Lydia

Veo a mi madre en el personaje de Lydia, una mujer que tuvo que pasar por mucho para lograr una familia y una estabilidad, cuando mi padre murió no hubo nadie mas en la mente de mi madre y siguió casada con su recuerdo hasta el último de sus días. (parte de mi consuelo viene en pensar que ahora ellos están nuevamente juntos) Era una mujer católica que no creía en el divorcio pero siempre estuvo al lado de mi hermana y mío dispuesta a asumir las consecuencias si nuestros matrimonios terminaban.

Era la abuela mas tierna con sus nietos, dedicada. Cuando Alex le dice a Penelope que cada día le pide el pantalón para lavarlo me recordó todos los viernes que mi mamá venía al departamento y discutíamos porque se quería llevar la ropa de Angel para lavarla a mano (y lo hacía), la última vez que la vi con salud fue justo para salir de vacaciones de verano y me negué a que se llevará el uniforme, semanas después durante su novenario me estuve quedando en su casa y lamente tanto no haberle permitido que me lleve el uniforme para lavarlo a mano ahí.

Cuando somos hijas con hijos deseamos tanto que no se metan en nuestra crianza que no nos damos cuenta que hay pequeños actos que no son juicios a nuestra maternidad, son muestras de amor (así son las madres que acompañan) es importante para ellas sentirse útiles y presentes en nuestra vida ahora que somos adultos. Como explicó Lydia hablando de las cebollas que su suegra cortaba en casa.

Mi madre como Penelope 

Esta serie me hizo llorar en muchos momentos, pero hubo uno en particular en el que no pude parar.

Me faltaban 3 años para terminar la carrera cuando mi padre murió, siempre nos habíamos movido dentro del estado de México hasta que entre a la universidad y mi madre aunque bien sabía manejar no era algo que le encantaba, entonces me toco hacer el servicio, despertar muy temprano para irme al canal y salir a las 10 pm de la escuela, perdiendo el miedo (por que le daba mas que me regresara sola) mi madre recorría en la noche 50 km (contando ida y vuelta) para ir por mi, oir mis angustias, mis frustraciones, mis mentiras y darme aliento para seguir adelante, era una madre aprensiva así que hasta se hizo complice de mi director de carrera quien le contaba cosas que yo había omitido (y me enteré hasta el final).

Ella fue mi roca en ese momento, así que cuando llego la fiesta de graduación, me dijo que el baile de padre e hija lo hiciera con mi cuñado (quien haciendo honor a la verdad también estuvo presente) yo me negué, en esa pista donde las hijas les hacíamos honor y les agradecíamos a los padres por apoyarnos, era el lugar de una sola persona en mi vida, mi madre, creo que comenzamos a llorar desde el inicio de la canción y hasta que esta termino, es uno de los momentos mas tristes que recuerdo con ella, pero uno de los mejores también, estabámos las dos extrañando a alguien pero contentas de saber que siempre estaríamos la una para la otra y así fue hasta el final. 

madres que acompañan

Madres que acompañan 

Mucho de nuestra maternidad se la debemos a nuestras madres (presentes o no) y ahora nos toca ser nosotras quienes estemos ahí para nuestros hijos, por que el día de mañana veremos que fueron ese cúmulo de pequeñas cosas las que mas nos marcaron, de las que mas nuestros hijos hablaran, hoy quise compartir con ustedes este reflejo de mi vida en otra serie porque descubrí que esa es otra manera de recordar y volver a sentir lo de aquel entonces ¿les ha pasado? 

2 comentarios sobre “Gracias por las madres que acompañan

  • el 31 enero, 2017 a las 17:54
    Permalink

    Ah, si, a mi también me dejaste muda cuando me contaste lo del tu baile de graduación. Desde donde está, yo creo que tu madre te mira y se debe sentir muy orgullosa de la persona que eres, porque ella te crió, y aunque tu tomaste tus propias decisiones, siempre fueron directa o indirectamente con su guía, con la crianza que te dio.

    Cuando Sofía me reclama que me involucro demasiado con mi interés materno, le digo que -para bien o para mal- a ella le toca resarcir mi infancia y crianza a los topetazos y que bueno, que me aproveche !

    Respuesta
  • el 3 febrero, 2017 a las 1:11
    Permalink

    Que lindo escribes de tu mamá y es cierto mas vale dejar de pelear contra lo que extrañaremos algun dia…. Ahora quiero correr a abrazar a mi madre

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.