Madre de Ayotzinapa mi corazón carga al tuyo

Hace unas semana fue el cumpleaños 3 de Angel, hace unas semanas recordaba con amor todo lo que ha pasado desde entonces, desde las semanas previas a su nacimiento, los miedos, las sorpresas, las angustias y mientras yo recordaba esto había madres que se preguntaban ¿cuando regresará mi hijo? ¿dónde estará? ¿tendrá hambre? Después un día al abrir mi fb lo primero que apareció en el TL fue la siguiente imagen

madre ayotzipa
 

Y la vi y me vi, caminando calle tras calle preguntando si lo han visto, pegando si foto en todos lo muros de la ciudad, gritando su nombre cada noche, recordé el terror helado que me recorrió aquel día que dentro de la casa oí el ruido de la puerta mientras lavaba y al llamar a Angel no lo encontraba fueron solo minutos, minutos pensando que no estaba que quizá se había salido y me quería volver loca, sólo fue que él quería jugar a las escondidas, ahora no puedo ni siquiera imaginar como me sentiría si un día me dicen que se han llevado a mi hijo como se lo dijeron a ella del hijo que salió a Ayotzinapa.

Como siempre del caso se habla mucho, hay diferentes opiniones hay quienes opinan que de nada sirve manifestarse y quienes creen que el cambio simplemente comienza en casa, que uno no se debe quejar si no trabajar arduamente, no dar mordidas, no cometer infracciones, educar a sus hijos con valores y así de a poco el cambio se dará. Y es cierto creo firmemente en ello y desde mi trinchera procuro hacer mi parte, ya sea en la ecología (y apoyando en la economía familiar) cuando usábamos pañales de tela y amamantaba, criando a Angel con amor y respeto, enseñándole a compartir, a respetar, a ayudar y ser solidario pero es entonces cuando de nuevo me detengo en seco a pensar en los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y en sus padres ¿sabías que se necesita real vocación de servicio para ser maestro en especial en zonas rurales? Veo la imagen de esas madres que con cariño y cuidado curaron alguna herida que seguramente se hicieron sus hijos de pequeños (una caída un raspón, lo que nos ha tocado a todas curar alguna vez) consolar a sus hijos después de una vacuna o una inyección hablándoles en el oído diciendo lo valientes que son, las jornadas largas de trabajo que sus padres pasaron para poder proveer no solo alimento y vestido también educación, los veo orgullosos de sus hijos ante el mas grande y el mas pequeño de sus logros, ellos hicieron lo suyo desde su trinchera y después de años de criarlos con amor y con vocación un día le llego la noticia de que a su hijo se lo habían llevado.

Regreso a mi, a mi disfrute de estos tres años a la magia de acostarme cada noche y sentir a mi hijo a mi lado, cómodo, seguro en medio de nosotros. Lo imagino creciendo, madurando, enamorándose sabiendo que pase lo que pase nos tiene al lado a nosotros, formándose ideales y luchando por ellos y entonces crece en mi el miedo de que un día toquen a mi puerta con una noticia nefasta, que al prender la tele vea su rostro entre otros desaparecidos, que al esperarlo a cenar él nunca llegue (lo escribo ahora como una terrible posibilidad lejana y no puedo evitar temblar) y entonces seguro no faltará quien me diga: que lo eduque mejor, que lo cuide, que vigile que no se vuelva un revoltoso como aquellos y entonces espero no se nos olvide que esto no es la primera vez que nos sucede, que en México ser estudiante y pensar siempre ha sido peligroso, que hace unos años un buen día el gobierno también decidió eliminar a los “revoltosos” pero ese día (y en otras ocasiones también) no sólo se llevaron a los involucrados, que no sería la primera vez que arrestaran, asesinaran, desaparecieran a personas que no tenían que ver pero que se encontraban en el lugar y tiempo incorrecto ( y algunas veces ni siquiera eso) y entonces veo a Angel salir por la puerta para ir a ver a su novia, a unos amigos, salir de un ensayo y ser llevado por la fuerza sin ni siquiera poder comprender que esta pasando, si es un secuestro, una broma o se han equivocado, entonces no puedo imaginar la lucha de su espíritu por mantenerse en pie por no quebrarse ante lo que le esta pasando pero sin entender por que le esta pasando a él. Esto no es una pesadilla que me mente este ideando fue la realidad de algunos jóvenes en el 68 y que al final hoy no culpan al Estado, culpan a los estudiantes de la normal de Ayotzinapa.

madres porteando por la paz
“Porteando por la paz” es un grupo de madres y padres que buscan participar activamente contribuyendo a la paz social, al fortalecimiento del tejido social y al intercambio de ideas por medio de la crianza con apego y el porteo.

Este grupo nace a partir de un grupo de mamás porteadoras preocupadas por el rumbo que ha tomado el país y deseosas de ayudar y contribuir al bienestar social desde sus rebozos alzando la voz sobre lo que nos preocupa: la paz y la seguridad de nuestros hijos.

En México hace unas semanas desaparecieron 43 normalistas  pero no son los únicos, ya se ha vestido de negro muchas veces nuestro país,  son muchas las veladoras que se han prendido y no, no basta con solo hacer nuestro trabajo, hace falta salir, exigir, manifestarnos porque estos no son casos aislados y lejanos a nosotros, Martín Getsemani Sánchez García, tiene una vida que necesita ser vivida el o cualquiera de sus compañeros puede ser el maestro que cambie la vida de Angel o de cualquier otro niño que necesita maestros con vocación yo aún pienso en esa mañana de 3ro de primaria cuando mi maestro Daniel nos leyó en el salón una de las cartas del Subcomandante Marcos y desde ese día la recuerdo pues me dejo marcada. 

 Las madres, los padres, amigos y la comunidad necesitan a sus hijos, no mas excusas ni verdades a medias, no mas engaños, no mas faltas de respeto, este dolor necesita que lo hagamos propio para que ya no suceda, estoy criando a un futuro ciudadano y no quiero que el día de la mañana solo por ser valiente y justo me lo desaparezcan. 

 
ayotzinapa-cartel

3 comentarios sobre “Madre de Ayotzinapa mi corazón carga al tuyo

  • el 14 noviembre, 2014 a las 22:01
    Permalink

    Es increíble que este pasando tanta crueldad en el mundo y nadie hace nada! Debemos unirnos y con Fuerza hacer JUSTICIA!

    Respuesta
    • el 24 noviembre, 2014 a las 6:41
      Permalink

      sin duda Yissele hay cosas que ya no se deben callar ni mirar hacía otro lado, este golpe que recibieron los padres de Ayotzi nos debe mover a todos, el pasado 20 de noviembre las calles del Zocalo se llenaron de Mexicanos que mostramos no estamos dispuestos a aceptar mas desaparecidos

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.