2017 Un compromiso conmigo

Hace unos días estaba muy entretenida en un grupo de whatsapp pues (y ya no recuerdo por que) comenzamos a subir fotografías de nosotras antes de convertirnos en madres…claro ya recordé jajajaja hablábamos de lo flaca que estabámos en ese entonces y de los “pocos” kilos que tenemos ahora, (hace unos meses que estoy con una bariatra y ya había bajado 9 kilos pero me confíe y primero me estanque y después recupere dos kilos), comentabámos lo importante que era cuidar nuestro peso mas allá de la estética (que se vale que te interese o no) por salud, es que de repente la maternidad nos agobia y nos absorbe y cuando nos damos cuenta ya no somos las mismas de antes y a veces nos descuidamos un poco. 

Con relación al peso llevo un par de meses asistiendo al bariatra porque ya era hora (acá entre nos les cuento que cuando empecé pesaba 89 nada saludables kilos) no ha sido sencillo y honestamente después de tener excelentes resultados volví a recaer pues..me confíe así que ahora aunque estoy de vacaciones y es diciembre pues me esfuerzo el doble y espero dentro de poco contarles que he llegado a mi meta de 70 (aunque en teoría deberían ser 60 ). 

Casi nunca me he maquillado, así que estaba muy orgullosa de la salud de mi piel, hasta que recordé que a veces no me lavo la cara antes de dormir, casi nunca uso protector solar y la hidratación tampoco es mi fuerte, bueno pues descubrí tristemente en un estudio de tengo 10 años mas de los que en verdad tengo, así que es hora de poner atención también a ese aspecto en mi vida. En estos días he conocido productos increíbles como el filler de Filorga, el agua micelar de Garnier y su humectante, el bloqueador de Avené que han hecho que nuevamente piense en mi al momento de hacer el presupuesto del año y gaste en esas cosas que antes consideraba superficiales, no solo estoy recuperando la salud de mi rostro, me estoy regalando un para de minutos extra al iniciar y cerrar el día para mi.

 

Me parece increíble recordar los primeros 40 días de vida de Angel y como parecía que mi tiempo se concentraba sólo en él pensando que no me daba tiempo para nada mas, todo el primer año fue considerar mejor que un día de Spa el poder tener 5 minutos para bañarme tranquila (sin el sobresalto de “ya se despertó el bebé”), Se extraña tener un bebé en casa, esa reconfortante sensación al cargarlo y saber que mientras tu estes con él nada malo pasara. Veo a mi pequeño que ya ni siquiera es un toddler cada vez mas grande, mas independiente y si da miedo y mucha nostalgia, pero también da tranquilidad, da un poco mas de tiempo para mi, que me tenía tan olvidada y a quien quiero reconquistar, me gusta la mujer que soy ahora, la madre, la esposa, la amiga y quiero seguirlo siendo pero se que puedo serlo mas, que al reconquistarme, disfrutarme y quererme todo lo viviré con mas intensidad, con mas felicidad, creo que me tarde muchos años para llegar a este momento y espero que tu que me lees ya lo estes viviendo y si no que te decidas a empezar, con lo que sientas que necesites pero es hora de hacer un compromiso conmigo (contigo), dedicarte tiempo, dinero y esfuerzo. 

¿Saben? Ya somos las mejores para alguien mas (les aseguro que a los ojos de nuestros hijos no hay nadie mas bella, mas inteligente ni mas fuerte, es hora de que nosotros también lo veamos. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.